Atrapada en un lugar del espacio-tiempo indeterminado, la mansión —cuyos habitantes no pueden abandonarla pues han sido seducidos por ella —, puede despertar en cualquier lugar o época de un modo imprecedible. Eso lo decide la pluma del escritor o escritora que se aloje en Mhanseon. Pero… ¿quién vive en la mansión? Pasa y lo comprobarás.

19 de febrero de 2012

Pequeño encuentro por Beth

Benjamín  bajó al invernadero, no fue fácil mover su silla de ruedas pese a tenerla totalmente mecanizada. Necesitaba un lugar tranquilo donde poner en orden sus pensamientos, donde sentirse tranquilo.
  Se llevó uno de su diarios, la noche anterior recordó una noche en Nueva York y quería volver a revivir con sus anotaciones aquellos últimos días en los que aún se mantenía sobre sus pies.
 Tan centrado en su diario se encontraba que no se dio cuenta que alguien más había entrado en el invernadero, hasta que el aroma del perfume de Victoria inundó su nariz.
 Benjamín levantó la mirada y observó como Victoria paseaba sin percatarse de su presencia. Estar sentado le daba ventaja. Era una mujer muy bella, tenía una figura muy femenina con una cintura muy pequeña y unas caderas bien proporcionadas que movía grácilmente al caminar. El cabello rojizo lo llevaba atado en una coleta Benjamín  hubiera preferido que lo llevara suelto. No entendía como una mujer como ella estuviera aún soltera. Era todo un misterio.
 Sólo pudo observarla durante unos breves minutos, ya que un acceso de tos desveló su presencia. Victoria se giró y con cierto asombro saludó a Benjamín.
-       Buenas tardes Benjamín, creí que estaría sola en el invernadero
-       Disculpe que no la saludara al entrar, pensará que soy un maleducado, pero la vi tan centrada en sus pensamientos que no quería molestarla.
-       Se lo agradezco, pero nunca deje de hacerlo,  a veces no me conviene pensar demasiado.
-       Pensar siempre es bueno Victoria, lo que ocurre es que a veces no nos gusta lo que pensamos
-       Así es Benjamín, así es. Y hoy es uno de esos días.
-       ¿Qué estaba pensando Victoria? Si no es indiscreción
-       Benjamín, hoy pensaba en el hombre que pudo ser mi primer marido.
-       ¿No se casó?, preguntó con curiosidad
-       Pues no, no me casé Benjamín, ni con él ni con ninguno de los otros tres hombres de mi vida
-       Victoria, ¿acaso teme al matrimonio?
-       Benjamín, el que no haya llegado a casarme con ninguno de ellos es mi pequeño secreto
-       Que no piensa contarme ¿verdad?
-       Así es, al menos en esta preciosa tarde. ¿No prefiere que paseemos por el invernadero y me ponga al día del nombre de todas estas plantas?
-       Por supuesto, tiene toda la razón. Sígame por favor y le mostraré todo lo que sé de lo que hay aquí.

Beth

0 comentarios:

Publicar un comentario

Al escrit@r que escribió este cuento le encantaría conocer tu opinión y aprovecha para darte las gracias por visitar Mhanseon.

Con la tecnología de Blogger.
Se ha producido un error en este gadget.

© Mhanseon, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena